Los castillos del río Vinalopó

Siglos atrás, el valle del río Vinalopó marcaba los límites entre los territorios controlados por las Coronas de Aragón (al este) y de Castilla (al oeste). Numerosas fortalezas fueron erigidas a lo largo de su curso.

Con 81 km de longitud, el río Vinalopó es el que más tierras recorre de la provincia de Alicante y, además, constituye la vía de comunicación entre el interior y la costa, pues la vía de alta velocidad que discurre junto a este, casi paralela, evita la escarpada orografía de gran parte de esta provincia. Nace en el Racó de Bodí, aunque el mayor aporte lo recibe de la Font de la Coveta (ambos en término de Bocairent, Valencia), en la sierra de Mariola. Popularmente, se entiende la citada fuente como el nacimiento del río, y esta queda más cerca de la población de Banyeres de Mariola (Alicante). En su viaje hacia la costa, el Vinalopó atraviesa diferentes municipios como Biar, Villena, Sax, Elda, Petrer, Monóvar, Novelda, Monforte del Cid, Aspe o Elche, y se queda a escasa distancia de Santa Pola. Pero este río no tiene salida al mar, pues desemboca en el Azarbe de la Reina, que comunica los parques naturales del Fondo d’Elx-Crevillent y Salines de Santa Pola. En la actualidad, el aprovechamiento de sus aguas para la agricultura hace que, a partir de Beneixama, el cauce esté casi siempre seco. Pese a ello, el Vinalopó recibe ligeros aportes hídricos de pequeños afloramientos de agua (casi todos salobres) y, además, cuenta con dos afluentes: el río Marjal (Banyeres) y el río Tarafa (Aspe). Se puede realizar un sencillo recorrido, partiendo desde cualquiera de sus dos extremos: Banyeres o Santa Pola. Por supuesto, también se puede visitar un castillo concreto y pasar el resto del día visitando el patrimonio cultural y arquitectónico del municipio correspondiente.

Banyeres de Mariola

Para seguir el curso del río nos dirigiremos hasta Banyeres —la población situada a mayor altitud de la provincia—, donde se erige el primer castillo que ve las aguas del Vinalopó, situado a 830 msnm. El castillo-fortaleza es de origen almohade (s.XII-XIII), es la sede de la Asociación Española de los Amigos de los Castillos y, además, alberga el Museo Festero de Moros y Cristianos.

El horario se puede consultar en la web de información turística de Banyeres.

Castell de Banyeres de Mariola
Castillo de Banyeres de Mariola.
Biar

Encontramos, a continuación, el castillo de Biar (imagen principal de este artículo), construido en el siglo XII y declarado Monumento Nacional en el año 1931. Destaca la Torre del Homenaje, situada en uno de los laterales del castillo, con sus 17 metros de altura y tres pisos. Esta torre cuenta, además, con una bóveda nervada almohade de gran importancia, pues este castillo y el de Villena son los únicos edificios militares de la Península con este tipo de bóveda.

El horario de visitas se puede consultar en la web del Ayuntamiento de Biar.

Villena

El siguiente castillo se encuentra en Villena, es conocido como Castillo de la Atalaya y fue declarado Monumento Histórico Artístico en el año 1931. Este castillo es, sin duda, uno de los más sorprendentes de esta ruta. Está datado en los siglos XI y XII y cuenta con doce torreones distribuidos a lo largo de la muralla exterior, además de la Torre del Homenaje, en la interior, con dos bóvedas almohades de gran importancia histórica.

Consulta el horario de visitas en la web de turismo de Villena.

Villena-Castillo
Castillo de Villena.
Sax

El castillo de Sax fue erigido hacia el siglo XIV sobre un castillo almohade del siglo XII, en lo alto de un escarpado peñasco, dominando la población. La fortaleza cuenta con dos torres en sus extremos, una de estas rectangular y con muros de hasta 2 metros de espesor.

Se puede visitar todos los domingos, previa cita en la web del Ayuntamiento de Sax.

Sax-Castillo
Castillo de Sax.
Elda

Algunos kilómetros más al sur encontramos las poblaciones de Elda y Petrer. El castillo de la primera es de origen árabe (siglos XII-XIII) y sirvió como recinto militar. se encuentra en ruinas, pese a haber sido restaurado parcialmente.

Elda-Castillo
Castillo de Elda.
Petrer

El castillo de Petrer data del siglo XII y fue declarado Monumento Histórico Artístico de Interés Nacional en 1983. De este destaca la Torre del Homenaje en la cual, periódicamente, se realizan diferentes exposiciones.

Consulta el horario de visitas en la web del Ayuntamiento de Petrer.

Castillo de Petrer
Castillo de Petrer.
Novelda

La siguiente fortaleza se encuentra en Novelda y es conocida como Castillo de la Mola. Fue declarado Monumento Nacional en el año 1931, data del siglo XII y, del conjunto, destaca una increíble torre triangular, junto con otra de planta cuadrada.

Consulta el horario de visitas en la web de información turística de Novelda.

Novelda
Castillo de la Mola, junto al Santuario de Santa María Magdalena.
Monforte del Cid

La iglesia parroquial de esta población fue erigida sobre los restos de un castillo de origen árabe, pero no existen restos de este.

Aspe

El castillo Aspe es también conocido como Castillo del Río o Castillo del Moro. Se encuentra alejado de la población de Aspe, en un antiguo asentamiento de época árabe ubicado en la cola del Pantano de Elche. Actualmente se encuentra en ruinas y solo podemos ver los restos de algunos de sus doce torreones.

Castillo del Río
Castillo del Río (Aspe).
Elche

En la ciudad de Elche se encuentra la fortaleza conocida como Palacio de Altamira o Alcázar de la Señoría, erigida a escasos metros del río Vinalopó. El edificio actual se remonta al siglo XV, aunque se cree que fue erigido sobre un antiguo castillo almohade del siglo XII.

Se puede visitar junto con el MAHE (Museo Arqueológico y de Historia de Elche), del cual forma parte, de martes a domingo por la mañana.

Palacio de Altamira
Palacio de Altamira (Elche).
Santa Pola

Por último aparece el Castillo-Fortaleza de Santa Pola, erigido sobre el emplazamiento que, antaño, ocupó la Torre del Port del Cap de l’Aljub, cuyos cimientos se observan en el interior del actual castillo. Data del siglo XVI, se utilizó como Casa Consistorial, hospital y, ocasionalmente, como plaza de toros. Diferentes familias vivieron en su interior hasta el año 1967. Además, fue el último refugio de los moriscos ilicitanos, antes de su expulsión al norte de África, en el año 1609.

Castillo de Santa Pola
Castillo-Fortaleza de Santa Pola.

 

Algunas de las imágenes pertenecen a Andrea Lluch, de Gluubo.

Libro Rutas Elche

Artículo leído 6747 veces.

Compártelo:

Adán Agulló

Apasionado de la montaña, el senderismo y el patrimonio cultural. Autor de los libros Sendas y Leyendas de Alicante, Rutas con historia por el entorno de Elche y Paseos con historia por la costa de Alicante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies