Inusual ruta con nieve en la sierra de Crevillent

El punto más elevado del sur de Alicante recibió, el 19 de enero de 2017, una nevada tan copiosa como efímera.

El pico de la Vella, con 838 metros de altitud, constituye el punto más elevado de la sierra de Crevillent y del sur de la provincia de Alicante, es decir, de las comarcas del Baix Vinalopó y de la Vega Baja. La sierra se extiende de noroeste a sureste y se reparte entre los municipios de Albatera, Hondón de los Frailes, Crevillent, Hondón de las Nieves y Aspe. Como gran parte de las sierras del entorno, su vertiente sur es más árida y menos arbolada que la norte, donde se observan numerosos pinos y algunos campos agrícolas, con cultivos de secano.

Son pocas, o muy pocas, las ocasiones en que esta sierra —la serra del poble, como dicen en Crevillent— amanece nevada. Pero aún menos son las ocasiones en que la sierra recibe un manto de nieve con espesores de en torno a 20 centímetros, y en muy pocas horas. Quién sabe si Jaume el Barbut —el Robin Hood valenciano— presenció alguna de estas nevadas durante su exilio a la sierra, allá por el siglo XIX. El temporal de frío, lluvia y nieve de enero de 2017 no solo permitió que esta sierra y las circundantes (de poca altitud) recibiesen esta poco habitual y copiosa nevada, sino que también se dejó ver, en forma de nieve, en las costas de Alicante y Murcia, en lugares como Dénia, Xàbia, Moraira, Guardamar del Segura, Torrevieja, Orihuela Costa, Pilar de la Horadada, gran parte de Cartagena e, incluso, en la ciudad de Murcia.

Serra de Crevillent nevada
Sierra de Crevillent nevada.

Las condiciones eran, por lo tanto, propicias para que nevase en la sierra de Crevillent, y así lo hizo durante buena parte del 19 de enero, incluso en Hondón de las Nieves, al norte de la sierra y a 367 msnm. Era el momento oportuno de disfrutar de semejante paisaje, tantas veces recorrido sin nieve. Pero, puesto que durante toda la mañana las precipitaciones eran intensas e incesantes, hubo que esperar hasta la tarde, por aquello de no terminar con el cuerpo totalmente mojado y frío, pues sobre todo caía aguanieve desde media mañana. El modo más seguro de acceder a la sierra era, en tales condiciones climatológicas, desde Hondón de las Nieves, ya que existe carretera y camino asfaltado hasta el área recreativa de La Cuesta, desde donde se asciende fácilmente a la Vella por una pista forestal. Esa era la intención, llegar a la Vella. Pero progresar por nieve y con lluvia fina lleva algo más de tiempo que en condiciones normales, y requiere más esfuerzo. De hecho, las condiciones eran buenas para calzar raquetas, aunque hubo que conformarse con botas y polainas, que hicieron buenamente su función junto con un par de bastones y las rosetas de nieve. Aun así, debido a las constantes pausas para disfrutar del paisaje y a una densa nube que en todo momento abrazaba la parte alta de la sierra, la Vella con nieve quedó inexplorada. En la hondonada donde se encuentra la Casa del Catí (o del tío Mariano) decidimos dar media vuelta, pues quedaba menos de una hora de luz solar y solo uno de nosotros tres llevaba una linterna frontal. Que se nos hiciera de noche en la cumbre, envueltos en la espesa niebla, no era la opción más sensata, pues aunque todo el camino es pista forestal, en tales condiciones no es difícil desorientarse.

Serra de Crevillent nevada
Sierra de Crevillent nevada.

Como es habitual, el regreso fue más rápido, aunque pasando por algunos tramos de barro. La lluvia fina deshacía rápidamente la nieve y, ya al día siguiente (20 de enero), quedaba muy poca. Como en la subida, volvimos a ver numerosos pinos con ramas quebradas por el peso de la nieve, y otros tantos caídos, raíces incluidas. Asimismo, ya a última hora de la tarde, el área recreativa de La Cuesta estaba atestada de coches, de gente disfrutando de aquel paisaje efímero. Un paisaje que, incluso sin nieve, resulta cautivador. Y es que cualquiera de sus tres picos (la Vella, Sant Juri y Picatxo) constituye un fascinante balcón hacia el sur de Alicante y este de Murcia.

 

Compártelo:

Adán Agulló

Apasionado de la montaña, el senderismo y el patrimonio cultural. Autor de los libros Sendas y Leyendas de Alicante, Rutas con historia por el entorno de Elche y Paseos con historia por la costa de Alicante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies