De oro y agua en la sierra del Cabeçó d’Or

El Cabezón del Agua habría sido, tal vez, el nombre más fiel a los orígenes etimológicos de esta sorprendente montaña, que se reparte entre los municipios de Busot, Xixona y Relleu (Alicante).

Sin embargo, sin la actual denominación, el Cabeçó d’Or (o Cabezón de Oro) carecería de las mágicas leyendas e historias derivadas del mal interpretado vocablo íbero ur (agua), que se debió mantener en época de dominación islámica y, más tarde, se confundiría con la palabra valenciana or (oro). Sin ir más lejos, se cree que esta simple confusión fonética ocasionó grandes pérdidas de tiempo y dinero a un acaudalado marqués que, sin éxito, empleó a sus peones en la búsqueda de un supuesto tesoro, en una sima que más tarde recibiría su nombre, es decir, l’Avenc del Marqués (o sima del Marqués).

Vertiente occidental del Cabeçó d’Or, visto desde el Racó de Seva.

Esta gratificante sierra, además de leyendas, ofrece varias sendas y caminos que permiten conocer interesantes rincones y pequeños bosques de, sobre todo, pino carrasco, donde también se deja ver el atractivo madroño, que en pleno otoño invita a probar sus pequeños y blandos frutos rojos. Estos, dulces y de cierta acidez, contienen pequeñas cantidades de alcohol, debido a que comienzan a fermentar en el árbol. Es por ello que su nombre científico en latín, Arbutus unedo, aconseja «comer solo uno» (unum: uno; edo: comer), pues su consumo excesivo puede producir embriaguez y dolor de cabeza. Este arbusto y otros tantos, puntualmente acompañados de pequeñas áreas pobladas de musgo, crecen junto a las grandes paredes verticales del Cabeçó d’Or, donde existen cerca de 200 vías de escalada, no siendo esta la única práctica deportiva, con cuerdas, que se puede realizar en esta mágica sierra, ya que cuenta con diferentes grutas idóneas para la espeleología, como las simas del Marqués, de la Campana, o las cuevas de la Granota (rana) y del Canelobre (candelabro). Esta última cuenta con una de las bóvedas naturales más altas de España, de unos setenta metros de altura, y durante la Guerra Civil Española fue utilizada, por el bando republicano, como fábrica de motores de avión y como polvorín. Se encuentra habilitada, parcialmente, para su visita por el público general y, debido a sus características, en su interior se ofrecen diferentes conciertos de forma periódica.

Área superior del Cabeçó d’Or.

Asimismo, las cuevas del Canelobre son escenario de algunas leyendas relacionadas con esta sierra, como la relatada por Joaquim González i Caturla en su libro, Rondalles de l’Alacantí. Según la cual:

Fue en esta gruta donde el moro Alí, que vivía en Busot junto a su hija Gesamina, decidió esconder sus más preciadas pertenencias, al enterarse de que los cristianos se habían levantado en armas. Pensó que lo mejor sería abandonar sus tierras, para no morir a manos de estos, y le dijo a su hija que escondería, esa misma tarde, un cofre lleno de oro y joyas junto a la entrada de las cuevas del Canelobre, enterrado junto a una piedra que se iluminaba con los últimos rayos de sol. Pese al plan del mahometano, Alí nunca regresó a casa con vida, pues los cristianos le dieron muerte ese mismo día, antes de llegar al pueblo, tras negarse este a revelar el paradero de sus pertenencias. Desesperada por la tardanza de su padre, Gesamina salió en su búsqueda y, cuando lloraba semejante pérdida junto al cuerpo inerte de Alí, aparecieron los asesinos y, sin mediar palabra, corrieron tras ella hasta que la joven logró refugiarse en las cuevas del Canelobre. En la oscuridad de la caverna, los cristianos gritaban a Gesamina, a ciegas, para que esta les indicase el lugar donde se hallaba el tesoro, ante lo cual, la joven mora maldijo a todo aquel que intentase encontrarlo. Nunca más la volvieron a ver, pues cuentan que huyó por un pasadizo oculto, que ella conocía, hasta emerger al mar por la cueva del Llop Marí, en la cercana población de El Campello. Pero la historia no termina aquí, ya que, siglos más tarde, este relato llegó a oídos del humilde tío Roc, un campesino que lo perdió todo en Busot, probó fortuna en Barcelona y regresó al Cabeçó d’Or, donde por fin se hizo sospechosamente acaudalado. No pasó mucho tiempo hasta que, un día de caza, murió accidentalmente alcanzado por uno de sus compañeros. La maldición de la joven Gesamina se había cumplido.

Pendiente rocosa próxima a la sima del Marqués y cumbre del Cabeçó d’Or.

Leyendas aparte, una visita a esta sierra es el mejor modo de disfrutarla. Las marcas de la ruta señalizada como PR-CV 2 nos conducen, desde muy cerca de las cuevas del Canelobre, a la cima del Cabeçó d’Or, situada a 1209 metros de altitud. El recorrido completo, ida y vuelta (bajando por el mismo camino de subida), no supera los 10 km, aunque requiere cierta preparación física para superar los 730 metros de desnivel, así como el terreno resbaladizo y pequeñas trepadas que encontramos en ciertos puntos de la ruta. Tras un primer tramo de pista forestal llegamos, desde el Pla de la Gralla (donde aparcamos junto a la carretera), al Racó de Seva y, desde este punto, ganamos altura rápidamente serpenteando por una senda que nos conduce a la Casa del Polzet. Desde esta, seguimos ascendiendo hasta la sima del Marqués y, finalmente, llegamos a la cumbre, donde merece la pena recrearse con las vistas del entorno, entre las que destaca el Puig Campana (1408 msnm), cuya panorámica se puede ver en la imagen principal de este artículo, con el peñón de Ifach al fondo y a la derecha.

4155 views.

Compártelo:

Adán Agulló

Apasionado de la montaña, el senderismo y el patrimonio cultural. Autor de los libros Sendas y Leyendas de Alicante, Rutas con historia por el entorno de Elche y Paseos con historia por la costa de Alicante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies