La tradición petrerí de subir los jueves (de noche) al Cid

La tradición petrerí de subir los jueves (de noche) al Cid

Quien sea natural de Petrer (Alicante) o quien tenga conocidos en este municipio sabrá, tal vez, que desde hace algún tiempo —para mi y para quien he preguntado, desconocido— se comenzó a ascender a la sierra del Cid los jueves, al anochecer, hasta que se convirtió en algo semejante a una tradición para los amantes del senderismo en esta ciudad. Actualmente no es para nada extraño encontrar a numerosos excursionistas en el citado día y con la puesta de sol.

En mi caso fue el petrerí (o petrerense) Antonio Pérez —maestro de primaria y autor del libro El Forjador de Katanas— quien, hace ya unos cinco años y a través de un amigo en común —Carles Agulló, también maestro de primaria y fundador de la peña quinielista ElcheCF1x2—, nos animó a participar en uno de estos ascensos nocturnos, tan concurridos como fascinantes.

En aquel momento pensé que se trataba de una ruta nocturna improvisada, pero la notable afluencia de gente a esas horas en el lugar pronto despertó mi curiosidad, a lo cual, el compañero de Petrer indicó que se trataba de algo que se hacía semanalmente y, además, el último día del año, por la mañana, para brindar en la cumbre con champán y dulces navideños.

Puesta de sol
Ocaso desde la sierra del Cid.

Lo ideal es comenzar a caminar antes de que el sol se esconda para, como se puede adivinar, observar el ocaso desde cierta altitud, con Petrer, Elda y el resto del valle a la vista.

Alcanzada la cumbre y repuestas las fuerzas, solo queda retroceder sobre nuestros pasos para descender y regresar al punto de partida, alumbrados por nuestras linternas. Tiene cierto atractivo observar las luces de otros grupos de excursionistas en movimiento, en la más absoluta oscuridad —cuando la luna está ausente—.

La distancia total recorrida no supera los 7 km, si se inicia el ascenso desde la pista forestal que da inmediato acceso a la senda que corona la sierra de Cid desde su parte noroeste.

Cuentan que a esta sierra llegó el Cid Campeador (Rodrigo Díaz de Vivar), a lomos de su caballo Babieca, perseguido y asediado por los infatigables andalusíes. Su salvación llegó de manos de San Jaime, según cuenta la leyenda, quien combatió y derrotó a los mahometanos cuando la batalla ya parecía perdida.

Asimismo, la sierra del Cid, junto con la del Maigmó y el entorno comprendido entre estas, constituye una importante masa forestal de la provincia de Alicante. Alberga, además, una significativa población de arruíes (cabra montés originaria del norte de África), un controvertido mamífero que enfrenta a diferentes colectivos.

Sierra del Cid (Petrer).
Ascenso a la sierra del Cid. Detrás, Elda y Petrer.

Una hermosa sierra en un increíble entorno, tan mágico de día como de noche.

Enlaces de interés:
Sierra del Cid (Petrer): 5 rutas de senderismo.
Xorret de Catí: 7 rutas de senderismo.
Sierra del Maigmó: 4 rutas al Balcón de Alicante.

Compártelo:

6 comentarios en «La tradición petrerí de subir los jueves (de noche) al Cid»

  1. Tambien se realiza la vía ferrata de la norte del Cid, llegando a la cumbre de noche…precioso.
    Y la ascensión nocturna de la ferrata de Villena, no recuerdo el nombre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *