Pantano de Tibi: ruta e historia del longevo embalse de Alicante

Una fácil y sencilla ruta por el Pantano de Tibi permite conocer una robusta presa con más de 400 años de antigüedad.

Actualizado el 30 de abril de 2020.

Para conocer el Pantano de Tibi no es necesario hacer una larga ruta de senderismo, ya que podemos llegar con nuestro vehículo hasta muy cerca de la presa. Además, se trata de una ruta sencilla y corta, totalmente apta para hacer en familia y con niños, aunque los carritos de bebés solo podrán llegar hasta la base de la presa (a su parte inferior). Para llegar a la parte de arriba es necesario subir por una senda, con algunos tramos bastante irregulares y con mucho desnivel.

Desde la parte inferior, sorprende el pequeño cañón en el que se enclava la Presa de Tibi, que a un lado (derecha) tiene una senda con barandilla y, en el otro (izquierda), se observan los vestigios de una antigua acequia que, según cuenta la leyenda de la Cara del Moro (Alicante), podría ser la conducción de aguas que el joven Alí construyó para conseguir la mano de la princesa árabe Cántara.

Historia del Pantano de Tibi

Como otras tantas tierras del entorno, tiempo atrás, la huerta de Alicante carecía de un suministro de agua regular que abasteciese los diferentes cultivos que, hasta el siglo XVI, ocupaban estas tierras, como eran trigo, cebada, olivos, higueras, almendros, algarrobos y vid, entre otros. Tal situación, sumada al clima poco lluvioso de la región, limitaba tanto la cantidad de tierras cultivadas como el tipo de explotaciones de la zona.

No fue, hasta el siglo XVI, cuando dos vecinos de Mutxamel —Pere Esquerdo, molinero; y Miguel Alcaraz, picapedrero— propusieron construir una presa en una cerrada (o gargata) del río Monnegre, de tan solo 9 metros de ancho, en término de Tibi, entre los promontorios del Mos del Bou (al este) y de La Cresta (al oeste). El monarca Felipe II puso al ingeniero militar Giovanni Battista Antonelli (el mismo que construyó el Fort de Bernia) al frente de las obras, que comenzaron en el año 1580. Aunque estas se paralizaron temporalmente durante nueve años, en 1594 la Presa de Tibi ya estaba terminada.

Con 46 metros de altura, la presa del Pantano de Tibi, de gravedad y en forma de arco, fue una de las más importantes de Europa en la época de su construcción. Se estima que, por entonces, esta podía retener en torno a 5 hectómetros cúbicos de agua, aunque los paulatinos sedimentos han disminuido su capacidad a unos 2 hectómetros en la actualidad.

Asimismo, en el año 1601 la presa sufrió una avería que la mantuvo inactiva durante tres años. También, entre los años 1697 y 1738 estuvo fuera de servicio, debido a una grave rotura.

Aún en la actualidad, el pantano (sus aguas ocupan los términos de Tibi y Xixona) continúa reteniendo las aguas del río Monnegre y es gestionado por el Sindicato de Riegos de la Huerta de Alicante. El mismo río es denominado río Verde aguas arriba, en Onil, y río Seco aguas abajo y hasta su desembocadura, en El Campello.

Pantano de Tibi
Presa del Pantano de Tibi, vista desde el cerro de La Cresta.

Cómo llegar al Pantano de Tibi

Para hacer esta sencilla y breve ruta, es necesario llegar con nuestro vehículo hasta muy poca distancia del Pantano de Tibi. Desde que salimos de la autovía A-7, a la altura del Mesón Maigmó, tomando la salida 481 (desde el norte) o 482 (desde el sur), debemos seguir por un camino algo estrecho, pero asfaltado, hasta la zona donde, si madrugamos, podremos dejar nuestro vehículo. En el siguiente mapa aparece el lugar exacto.

Ruta al Pantano de Tibi

Desde donde dejamos nuestro vehículo, debemos caminar en torno a 1 kilómetro para llegar a la presa y Pantano de Tibi, por el camino asfaltado y pasando junto a una puerta que impide el paso a vehículos. Este camino nos conduce a la parte inferior de la presa, al sur de esta.

En esta zona, al este del río Monnegre, se erigía una ermita del año 1786, junto a la casa del pantanero y un aljibe, cuyos edificios están actualmente tapiados. Asimismo, al sur de estas estructuras encontramos dos pequeños puentes. El que cruza el río cuenta con una inscripción de Carlos IV, del año 1795.

Al suroeste de la presa, sobre una ladera, se encuentran los restos de algunas casas que, según la inscripción de una fuente del lugar, datada en el año 1795, debieron pertenecer a «los criados del pantano». Pero, uno de los puntos más sorprendentes del lugar es, tal vez, la vertiginosa escalera tallada junto a la presa y sobre la roca, en el año 1793.

Desde este punto, podemos prolongar nuestra ruta, retrocediendo sobre nuestros pasos por el camino asfaltado hasta un cartel, situado junto a una senda que asciende a la parte superior de la presa. El regreso lo haremos por el mismo camino, hasta llegar al lugar donde habíamos aparcado.

Si nos quedamos con ganas de más senderismo, merece igualmente un paseo la umbría de La Cresta (al oeste del embalse), desde la cual se observa una buena panorámica del pantano, de aguas claramente verdes, y de algunas montañas de Alicante, como la sierra del Maigmó. Para llegar a esta zona, debemos caminar por el camino de tierra situado al norte del lugar donde aparcamos.

Pantano de Tibi
Puente que accedía a la antigua ermita y casa del pantanero.

Pantano de Tibi: ¿el más antiguo?

El Pantano de Tibi es, según indican diferentes publicaciones y un cartel en el lugar, «el pantano en funcionamiento más antiguo de Europa». No obstante, los vecinos de Almansa (Albacete, Castilla-La Mancha) parecen no estar de acuerdo, pues en este municipio existe un pantano en funcionamiento cuya presa fue construida entre los años 1578 y 1584, y aún en la actualidad se utiliza para riego.

En la provincia de Alicante destacan otros embalses como el Pantano de Elche (primera mitad del siglo XVII) o el de Relleu (finales del siglo XVII). Este último se encuentra totalmente colmatado e inutilizado.

Pero si hay un embalse que sorprende, en cuanto a longevidad, es el ubicado en Mérida (Extremadura) el cual es conocido como embalse de Proserpina y cuyo origen se remonta a época romana (siglo I a.C.). Todavía hoy, después de diferentes reformas, sigue reteniendo agua, aunque el embalse solo se utiliza como zona de baño. Además, forma parte del Conjunto arqueológico de Mérida, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Afortunadamente, el longevo Pantano de Tibi se encuentra entre los más antiguos de Europa. Como siempre, la mejor forma de conocerlo es hacer una ruta de senderismo por el lugar.


Enlaces de interés:
Lista y mapa de rutas de senderismo en Alicante.

Compártelo:

Adán Agulló

Apasionado de la montaña, el senderismo y el patrimonio cultural. Autor de los libros Sendas y Leyendas de Alicante, Rutas con historia por el entorno de Elche y Paseos con historia por la costa de Alicante.

2 thoughts on “Pantano de Tibi: ruta e historia del longevo embalse de Alicante

  • 10 mayo, 2017 en 19:44
    Permalink

    NO está en funcionamiento. En la actualidad está colmatado por los sedimientos, y no está en funcionamiento.

    Responder
    • 16 mayo, 2017 en 14:31
      Permalink

      Hola Santiago, desde la Comunidad de Regantes de la Huerta de Alicante indican, a fecha de hoy (16/05/2017), que las aguas almacenadas en el pantano sirven para el riego de las huertas de Monnegre Alto y Bajo, además de la huerta de Alicante. Estas aguas se mezclan, en una proporción variable, con las procedentes de la depuración de EDAR Orgegia, según el contenido de sales disueltas.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies