De buitres y riscos en la Penya Migjorn (Xixona)

No solo en el barranco del Cint, en Alcoy, es posible observar buitres en la provincia de Alicante, pues estas aves carroñeras han encontrado en Xixona un lugar escarpado y tranquilo donde reposar.

Al oeste de la villa turronera de Xixona (Alicante) se erige la rocosa Penya Migjorn (Peña del Mediodía), con 1226 metros de altitud. Junto con el macizo del Maigmó (1296 msnm), constituye una de las atalayas naturales —ambas de forma cónica— que flanquean el acceso, desde el sureste, a la amplia hoya de Castalla. Es también conocida como Peña Roja (o Peñarroya), tal vez por la coloración rojiza de las cautivadoras paredes rocosas de su cúspide. Las mismas que, tal vez, atraen a decenas de buitres llegados desde otros puntos.

Migjorn Xixona
Penya Migjorn, vista desde el noreste.

Según indican desde el cercano Parc Natural de la Font Roja y desde el Centre Excursionista de Xixona, los buitres que se observan, casi a diario, sobrevolando la majestuosa Penya Migjorn pueden proceder de la colonia establecida en la sierra de Mariola y, más concretamente, en el barranco del Cint, a poca distancia de la ciudad de Alcoy. En tal paraje cuentan con un comedero que, entre los años 2000 y 2017, ha gestionado de forma altruista el grupo conservacionista del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS-Alcoy). Mediante el Projecte Canyet, esta entidad se propuso reintroducir el buitre leonado en la sierra de Mariola, lo cual tuvo tanto éxito que, desde la primera suelta de ocho ejemplares en noviembre del año 2000 —más otras posteriores— se ha consolidado una numerosa colonia reproductora de varias decenas de ejemplares. El Ayuntamiento de Alcoy aseguró en enero de 2017 que se haría cargo del mantenimiento de la colonia, cuyas tareas consisten, principalmente, en subir grandes piezas de carne al comedero controlado del paraje. Esto es debido a las peticiones que FAPAS venía realizando desde hacía tiempo, pues carecían de fondos y de voluntarios suficientes para continuar con el proyecto. Afortunadamente, todo parece indicar que la colonia de buitres se mantendrá y seguirá visitando la cercana Penya Migjorn de Xixona. Los buitres pueden superar grandes distancias aprovechando las corrientes térmicas, por lo que no sería extraño que, tanto en Alcoy como en Xixona, hubiera ejemplares procedentes de otras regiones. Además, aunque en la Penya Migjorn no existe un comedero controlado por el hombre, se pudo comprobar que, al menos desde el año 2015, el buitre leonado nidifica en los vertiginosos riscos del paraje.

Buitre Migjorn Xixona
Buitre leonado sobrevolando la Peña Migjorn.

Pero esta sierra no es solo interesante por la posibilidad de observar a estas grandes aves carroñeras, pues el entorno más cercano a la cumbre presenta increíbles paisajes dominados por escarpados riscos y barrancos. Existe un itinerario circular señalizado como PR-CV 212, de 12,4 kilómetros de longitud y unas 5 horas de duración, que permite visitar y conocer el lugar. La ruta parte del núcleo urbano de Xixona, en el barranco de la Font, y pasa junto a los restos del castillo islámico de la población, el cual se erige sobre una atalaya desde la que se observa una perfecta panorámica del municipio. El castillo fue erigido en el siglo XII y, más tarde, fue ocupado por los cristianos. La Torre Grossa, de 16 metros de altura, es la parte que más destaca actualmente del castillo, aunque aún se observan los vestigios de su doble recinto amurallado. Desde la maltrecha fortaleza, tan solo hay que seguir las indicaciones del PR correspondiente (212), que no hay que confundir con las de las fuentes del Roset y de Vivens (112), las cuales enlazan con esta en algunos puntos. Durante el ascenso a la Penya Migjorn, ya casi en la cumbre encontramos la interesante Paret del Cantil, en el entorno geológico más sorprendente de la ruta y donde, además, hay que trepar un poco. El vértice geodésico ofrece una espectacular panorámica del entorno y, si hay suerte, es el mejor punto de la ruta para observar detenidamente a los buitres. Durante el descenso, uno de los rincones más sorprendentes lo encontramos en la cueva dels Corrals (en el barranco del mismo nombre), lugar abrigado por increíbles paredes rocosas donde, además, hay un aljibe.

Migjorn Xixona
Riscos junto a la Paret del Cantil, a poca distancia de la cumbre.

Si la ruta sin buitres ya sorprende, encontrarlos allí arriba, volando a más de 1200 metros de altitud, es todo un regalo. En nuestro caso ascendimos un día soleado en diciembre de 2016 y, tras comprobarlo en diferentes ocasiones, llegamos a contar 11 ejemplares. Aquellos excursionistas que se animen a coronar la fascinante Penya Migjorn no deben hacerlo creyendo a ciencia cierta que observarán buitres, pues nunca se sabe dónde estarán. En cualquier caso, esta cumbre es, sin lugar a dudas, una de las esenciales de la provincia de Alicante.

 

15295 views.

Compártelo:

Adán Agulló

Apasionado de la naturaleza y el patrimonio cultural. Técnico Superior en Sistemas de Telecomunicaciones e Informáticos. Autor de libros de viaje y senderismo; el último: «Paseos con historia por la costa de Alicante».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR