Fontcalent, o la hostigada atalaya de Alicante

Aún en la actualidad es posible hacer una ruta a la parte alta de Fontcalent, aunque las labores extractivas le ganan terreno día a día.

Actualizado el 13 de abril de 2020.

A muy poca distancia del núcleo urbano de Alicante se erige la árida sierra de Fontcalent, entre el centro penitenciario del mismo nombre (al sureste) y el núcleo de casas de la pedanía del Rebolledo (al suroeste).

Se trata de una pequeña sierra alargada, que destaca sobre el entorno, la cual se extiende unos 3 kilómetros de suroeste a noreste, de vertiginosas pendientes y de muy escasa vegetación arbórea. Excepto el pequeño collado (377 msnm) por el que la ruta accede a la cumbre de Fontcalent, toda la cresta presenta altitudes superiores a los 400 metros, alcanzando los 448 en la parte occidental de la sierra. En este mismo sector, que es una llanura, existe un vértice geodésico situado a 446 metros de altitud.

Geología y prehistoria en Fontcalent

Respecto a geología destacan, de forma clara, una serie de estratos dispuestos casi verticalmente, cuyo origen se remonta al jurásico, y los cuales se alternan en capas sucesivas de colores gris y ocre. En estas últimas se observan numerosas formas vegetales fosilizadas.

Asimismo, la sierra de Fontcalent alberga, al menos, una cueva en la que se hallaron vestigios de antiguos asentamientos humanos, como es la cueva del Fum (del Humo). En la sierra existen otras cuevas, como las dels Coloms (de las Palomas) y del Ocre. En la primera fueron hallados algunos restos de enterramientos, datados en la Edad del Cobre (III milenio a. C.).

Fontcalent
Solana de la sierra de Fontcalent, vista desde el centro penitenciario homónimo.

Fontcalent decrece

Pero, en el año 1968, la industria cementera se fijó en Fontcalent. No fue hasta el año 1987 cuando gran parte de la sierra fue declarada como «Suelo no urbanizable de protección de hito» (SNU/H). Ya en el siglo XXI, la presión vecinal y de diferentes colectivos logró paralizar la cantera aunque, no mucho tiempo después, la sierra volvía a ser menguada poco a poco.

Hoy, Fontcalent sigue decreciendo por su parte nororiental. Justo en esta zona se encontraban las paredes sobre las que se iniciaron algunos alicantinos en la escalada, tal como relata Eusebio Pérez Oca, en el blog de la Asociación Cultural Alicante Vivo.

Fontcalent
Estratos jurásicos en la cresta de la sierra de Fontcalent.

Ruta a la cúspide de Fontcalent

La sierra, que es la segunda más elevada del término municipal de Alicante —por detrás de la sierra de las Águilas (516 msnm)—, todavía puede ser coronada desde el ya citado collado. Y bien merece la pena hacer una ruta de senderismo en Fontcalent, sobre todo en un día despejado, para poder observar las montañas de buena parte de la provincia y de la propia ciudad de Alicante, cuyo monte Benacantil dista tan solo 5 kilómetros de Fontcalent.

Una excursión (ver ruta en wikiloc) hasta la aplanada cumbre no se prolonga durante más de 3 horas (ida y vuelta), si se toma como punto de inicio el mencionado centro penitenciario. Junto a este, además, existe una pequeña laguna de aguas salinas, desde donde se obtiene una perfecta panorámica de la solana de la sierra. Tan solo hay que seguir un camino de tierra hacia esta y, antes de llegar a la falda, la ruta cruza el canal del Taibilla.

Enseguida aparece una senda bien definida, que cruza una pequeña rambla y, unos metros más adelante, ya se observan unas marcas de color blanco y azul. Basta con seguirlas para llegar al vértice geodésico. Algún tramo de senda, sobre todo antes del collado, presenta cierta pendiente y terreno algo inestable, con piedras sueltas. También en este tramo existe una cuerda anclada a la roca, como ayuda para superar el último paso hasta la cresta.

Tras llegar a la cumbre, lo más sencillo es regresar por el mismo camino, ya que aventurarse campo a través en esta escarpada sierra no es lo más sensato.

Puede parecer que Fontcalent y su patrimonio resisten, y es cierto que nuestro entorno cambia constantemente de forma natural, pero en periodos de miles de años. Fontcalent ya ha cambiado mucho, y para mal, en muy pocas décadas.


Para conocer más, se recomienda consultar el Plan de participación pública para las canteras de áridos de Fontcalent.

Compártelo:

Adán Agulló

Apasionado de la montaña, el senderismo y el patrimonio cultural. Autor de los libros Sendas y Leyendas de Alicante, Rutas con historia por el entorno de Elche y Paseos con historia por la costa de Alicante.

Deja un comentario en: “Fontcalent, o la hostigada atalaya de Alicante

  • 9 agosto, 2017 en 20:29
    Permalink

    Deberían ya cerrar las canteras y rehabilitarlo todo, pero para esto nunca hay pasta !

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies