Ruta al Faro del Albir: cómo llegar, historia y leyenda

Este increíble mirador de la bahía de Altea es accesible incluso a sillas de ruedas, ya que la ruta al Faro del Albir está completamente pavimentada y no presenta grandes desniveles.

Al noreste del Parque Natural de la Serra Gelada (o sierra Helada), en la comarca alicantina de la Marina Baixa, encontramos esta interesante y fácil ruta, de 5 km (ida y vuelta) y unas 2 horas de duración, apta para toda la familia e incluso para carritos de bebé y sillas de ruedas. Este parque natural fue declarado como tal en el año 2005, cuenta con 5500 hectáreas protegidas (4900 corresponden al medio marino) y es uno de los más visitados de la Costa Blanca y de la provincia de Alicante, pues se encuentra en una zona donde bellas montañas alcanzan el mar Mediterráneo, frecuentada por multitud de turistas y residentes, tanto locales como extranjeros.

Ruta al Faro del Albir.
Camino del Faro del Albir.

¿Cómo llegar al Faro del Albir?

La ruta al Faro del Albir comienza a poca distancia de la playa del mismo nombre, en L’Alfàs del Pi. Cuando llegamos por la N-332 a este término municipal (pero no al núcleo urbano), nos debemos fijar en los carteles que nos dirigen hacia la playa del Albir y, antes de acceder al paseo marítimo, vemos carteles que nos conducen al Parque Natural de la Serra Gelada, ascendiendo por unas calles con algo de pendiente. Llegaremos a una zona donde hay un pequeño aparcamiento público, justo frente a la puerta de acceso al parque natural.

Breve historia del Faro del Albir

La construcción del faro se remonta al año 1863, a 112 metros de altitud sobre el nivel del mar y, hasta la década de 1960, estuvo habitado por dos fareros. Para llegar a este era necesario transitar una estrecha y peligrosa senda, por la escarpada ladera de la sierra. El actual camino del faro del Albir fue construido en el año 1961. Ya en el año 2011 fue sometido a obras de restauración y, desde entonces, se utiliza como centro de interpretación del parque natural. Asimismo, junto al faro podemos ver los escasos restos de la Torre Bombarda, construida en el siglo XVI, al mismo tiempo que otras tantas de la costa para hacer frente a la piratería.

Ruta al Faro del Albir

Como ya se ha indicado, la ruta al Faro del Albir a pie tiene su punto de inicio en el aparcamiento situado en la entrada al Parque Natural de la Serra Gelada. Desde este, tan solo es necesario seguir el camino pavimentado hasta el faro, durante 2,5 kilómetros y, tras un descanso para observar las espectaculares panorámicas del entorno y almorzar, el regreso se realiza por el mismo camino. No hay posibilidad de pérdida. Durante el camino encontraremos varios miradores, desde donde podremos observar la espectacular bahía de Altea enmarcada por el Puig Campana (a la izquierda), el monte Ponoig, la sierrra de Bérnia, el morro de Toix y el peñón de Ifach (a la derecha), entre otras sierras y montañas.

Peñón de Ifach, desde el Faro del Albir.

Muy cerca del faro, pero a menor altitud, encontramos unas antiguas minas de ocre (hierro mezclado con arcilla), a las que podemos llegar descendiendo por una senda. La explotación de estas minas se llevó a cabo, de forma artesanal, hasta la primera mitad del siglo XX. Los restos que observamos en la actualidad corresponden a la vivienda del capataz, así como a los pilares que, antaño, sostenían los raíles por cuyo trazado descendían las vagonetas cargadas de ocre hasta la orilla del mar Mediterráneo, donde el mineral era cargado en barcazas. Se cree que los fenicios, y posteriormente los romanos, ya extrajeron ocre de este mismo enclave.

Si deseamos alargar la ruta al Faro del Albir un poco, y caminar por sendas, tenemos la posibilidad de ascender al Alto del Gobernador, que con sus 438 metros de altitud constituye el punto más alto del parque natural. Desde este punto se observa la isla de Benidorm, la cual se encuentra dentro del área protegida del parque natural, cuyas aguas son frecuentadas por delfines de la especie mular.

La princesa encantada del Albir

Cuenta la leyenda que, en una de las minas de ocre, en las cercanías del Faro del Albir, se encuentra, desde hace siglos, una bella princesa árabe encantada bajo un maligno hechizo, que la mantiene cautiva y convertida en una repulsiva serpiente, en custodia de un valioso tesoro compuesto de cientos de joyas. Cuentan que no se deja ver más que una vez cada 25 años, y que aquel que se aventure a romper el hechizo deberá hacerlo mostrándose, ante la horrenda criatura, con tres rebanadas de pan: una entre los dientes y una en cada mano. Si el valiente no huye horrorizado al observar a la princesa-serpiente, obtendrá amor, fortuna y salud.

Enlaces de interés:
Lista y mapa de rutas de senderismo en Alicante.
8 rutas de senderismo fáciles en Alicante.
8 increíbles ascensos a las montañas de Alicante.


Conoce cada rincón del litoral alicantino con la guía turística Paseos con historia por la costa de Alicante, disponible online (desde 5,95 €) y en librerías (desde 12 €).

Artículo leído 2272 veces.

Compártelo:

Adán Agulló

Apasionado de la montaña, el senderismo y el patrimonio cultural. Autor de los libros Sendas y Leyendas de Alicante, Rutas con historia por el entorno de Elche y Paseos con historia por la costa de Alicante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Aún no tienes la guía Paseos con historia por la costa de Alicante?

¡Disponible online desde 5,95 €, y en librerías desde 12 €!