Peñón de Ifach (Calpe): ruta, historia y leyendas

En el peñón de Ifach hubo un poblado amurallado y es escenario de mágicas leyendas.

En la comarca alicantina de la Marina Alta se encuentra uno de los emblemas más representativos de la Costa Blanca, que no es otro que la gran mole rocosa del peñón de Ifach, también conocido como penyal d’Ifac o peñón de Calpe, el cual forma una pequeña pero escarpada península que se eleva hasta los 327 metros de altitud, con largas paredes verticales que hacen las delicias de los amantes de la escalada. También los senderistas pueden subir a la cumbre del espectacular Parque Natural del Peñón de Ifach (Parc Natural del Penyal d’Ifac), a través de una ruta que asciende por la ladera norte de la gran roca y que, además, cruza un curioso túnel, excavado en la roca en el año 1918.

¿Dónde está el peñón de Ifach?

El peñón de Ifach se encuentra en la ciudad costera de Calpe, al norte de la provincia de Alicante, en la concurrida y siempre fascinante Costa Blanca.

¿Qué es el peñón de Ifach?

El peñón de Ifach es una pequeña pero abrupta península, que constituye una de las últimas estribaciones de las cordilleras Béticas.

¿Qué altura tiene el peñón de Ifach?

Según el Instituto Geográfico Nacional, el peñón de Ifach tiene una altitud de 327 metros. Según el Colegio Oficial de Arquitectos de Valencia, 332.

Playa de la Fossa y el peñón de Ifach (Calpe).

 

Peñón de Ifach: ruta, historia y leyendas.

1. Cómo subir al peñón de Ifach.

La subida al peñón de Ifach se realiza a través de una ruta señalizada y bastante clara, que parte del Centro de Interpretación y Aula de la Naturaleza del Parque y zigzaguea por la ladera norte, por una senda ancha y repleta de miradores, en los que merece la pena pararse para observar el fascinante entorno, con el mar Mediterráneo presente en todo momento. Pasado el túnel, la senda se vuelve más escarpada y presenta una mayor pendiente, por lo que este tramo puede ser no apto para niños o excursionistas que se estén iniciando en el mundo del senderismo. Ante todo, es necesario conocer las limitaciones de uno mismo y aplicar el sentido común, para evitar posibles accidentes.

Senda en el Peñón de Ifach (Calpe).

La ruta completa, ida y vuelta, ronda los 5 kilómetros de longitud y es de dificultad media, debido a que, como ya se ha comentado, el terreno es notablemente escarpado en la parte alta del peñón de Ifach, es decir, una vez se ha superado el túnel. A la salida de este, unas decenas de metros más adelante y antes de seguir con el ascenso a la cumbre, tenemos la opción de llegar al mirador de Carabineros, desde donde siglos atrás se oteaba el mar Mediterráneo para alertar de posibles ataques de piratas berberiscos. Ya en la cumbre, que según el Instituto Geográfico Nacional se encuentra a 327 metros de altitud sobre el nivel del mar (según una publicación del Colegio Oficial de Arquitectos de Valencia, del año 1984, serían 332 msnm, aunque los datos del IGN son posteriores: 1987 y 2014), se observa una amplia panorámica de Calpe, las antiguas salinas y el istmo que une el peñón a la costa, todo esto enmarcado, a izquierda y derecha, por el tranquilo mar Mediterráneo. En alguna ocasión, se ha visto a los más sedientos de adrenalina haciendo salto base desde la cumbre del peñón de Ifach, como se puede ver en este vídeo de YouTube.

En necesario saber que, sobre todo en primavera, esta parte del peñón se encuentra atestada de gaviotas, que pueden resultar algo agresivas y territoriales en época de cría. Si tras la ruta aún quedan ganas de caminar y conocer el entorno, hay diferentes e interesantes lugares que ver en Calpe, tanto del casco histórico como de los alrededores.

Calpe y peñón de Ifac, desde el Morro de Toix.

2. El peñón de Ifach de los íberos y otras culturas.

Los vestigios más antiguos de ocupación humana, hallados hasta el momento en el peñón de Ifach, se remontan a los siglos IV y III antes de Cristo. De tal época se encontraron diferentes objetos de origen íbero, por lo que se cree que estos establecieron un pequeño poblado en el peñón, que habría sido un muy buen punto de referencia para la navegación, en el intenso comercio que los íberos mantenían con las poblaciones del Mediterráneo.

También los romanos, visigodos y musulmanes se fijaron en esta gran piedra, emergente del mar, para establecer un asentamiento, no sobre el peñón sino en sus cercanías. Se cree que los romanos, entre los siglos I y V, ya contaban con una explotación salinera, que se encontraría en torno a la piscifactoría hoy conocida como Baños de la Reina, donde se elaboraba garum y salazón. Además, a muy poca distancia del vivero de peces aún podemos observar los restos de un conjunto de portentosas viviendas, de la misma época, con pavimentos de mármol y elaborados mosaicos. Más tarde, durante la dominación visigoda, una parte de estas viviendas se utilizó como necrópolis.

Baños de la Reina de Calpe y, al fondo, el morro de Toix.

3. La Pobla Medieval de Ifach.

Los restos de este poblado cristiano amurallado se encuentran en la ladera norte del peñón de Ifach, a muy poca distancia del Centro de Interpretación, y se remontan al siglo XIII, tras la Conquista cristiana, cuando Pedro III de Aragón ordenó construir una villa fortificada en el peñón, en 1282, como muestra de fuerza frente a los musulmanes y para evitar posibles rebeliones. Pero el primer proyecto fracasó y fue el almirante Roger de Llúria quien impulsó la construcción de la Pobla de Ifach en el año 1298, aunque esta sería destruida parcialmente en 1359, durante la guerra entre las Coronas de Castilla y Aragón y, finalmente, quedó abandonada hacia el año 1400. En la actualidad, este yacimiento arqueológico cuenta con importantes campañas de excavación todos los años, lo cual permite descubrir continuamente nuevos datos sobre el enclave, que ocupa una superficie de unos 70000 metros cuadrados. Según los hallazgos, la muralla tenía una longitud de 800 metros y contaba con once torres, comunicadas por un camino de ronda. Una de estas torres, denominada Campanario, conserva unos 10 metros de su altura original. Asimismo, se han conservado los vestigios de unos 250 metros de muralla y los basamentos de diferentes estructuras.

Panorámica de Calpe desde el peñón de Ifach.

4. El peñón de Ifach de Vicente París.

Vicente París Morlá fue un acaudalado hombre de negocios, nacido en Dénia en 1859, que adquirió el peñón de Ifach y los terrenos de sus laderas, con los cultivos de viña e higueras que en estas había, en la segunda década del siglo XX. Construyó dos casas (una para uso propio y otra para el casero) en la ladera norte del peñón, un camino ancho de acceso y, en 1918, mandó perforar la gran roca para hacer un túnel, de unos 50 metros de longitud, y poder llegar a la parte más alta de Ifach. Entre otros negocios, París tenía una fábrica de embalajes en Galicia, que se utilizaban para la exportación de la uva pasa elaborada en Dénia, industria directamente ligada a los riuraus.

Túnel del peñón de Ifach (Calpe).

5. El hotel fantasma del peñón de Ifach.

En el año 1951, los herederos de Vicente París vendieron el peñón a José Mas Capó, quien comenzó a construir un hotel de cuatro plantas en la ladera. El Ifach Palace Hotel no se llegó a terminar, aunque la estructura del edificio permaneció en el lugar durante unas tres décadas, hasta que fue demolido por el Ejército en octubre de 1987.

Puerto de Calpe y peñón de Ifach.

6. Protección del peñón de Ifach.

La Generalitat Valenciana compró el peñón de Ifach en diciembre de 1986 y lo declaró Parque Natural el 19 de enero de 1987. Por entonces, el área protegida (el peñón y parte de las aguas marinas circundantes) era de 45 hectáreas, y en 2015 se amplió a 53,3 ha. En Ifach destaca la pequeña planta endémica conocida como Silene de Ifach (Silene hifacensis), que crece de forma natural en los acantilados de la costa norte de Alicante y en el litoral rocoso de la cercana isla de Ibiza. Asimismo, en la antigüedad el peñón debió quedar aislado y, por tal motivo, no fue invadido por la carrasca o la coscoja, arbustos presentes en muchos puntos del litoral alicantino. Abundan otras plantas típicas de la costa mediterránea, como el palmito, el lentisco o la sabina negra. Además, en el peñón de Ifach confluyen unas 60 especies de aves, aunque la más presente es la gaviota patiamarilla.

Peñón de Ifach y, detrás, la sierra Helada.

7. Leyendas del peñón de Ifach.

El patrimonio de esta gran roca no se limita únicamente a su historia y a su biodiversidad, pues el peñón de Ifach es escenario de diferentes leyendas y relatos, que cuentan cómo un genio malvado quedó petrificado, creando así la gran mole rocosa, o cómo una joven calpina evitó una catástrofe en la población. Otro relato narra un curioso enfrentamiento entre los vecinos de Calpe y los piratas berberiscos, en medio del mar y junto al peñón.

Accede a cada una de estas historias:

 


Estos y otros datos interesantes se recogen en la guía turística de Alicante Paseos con historia por la costa de Alicante, disponible online y en librerías.

LibroPaseosCostaAlicante

1863 views.

Compártelo:

Adán Agulló

Apasionado de la montaña, el senderismo y el patrimonio cultural. Autor de los libros Sendas y Leyendas de Alicante, Rutas con historia por el entorno de Elche y Paseos con historia por la costa de Alicante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies