Ocho increíbles ascensos a las cumbres de Alicante

Con altitudes que superan los 1500 metros, Alicante es, proporcionalmente, una de las regiones más montañosas de la Península Ibérica.

Por su altitud y renombre, tal vez la sierra de Aitana —techo de Alicante— pueda parecer la más ardua de coronar, aunque otras cumbres como la Serrella o el Puig Campana requieren un mayor esfuerzo, ya que en estas se supera un mayor desnivel. En cualquier caso, las numerosas sierras de Alicante maravillan, sobradamente, a quienes las conocen. Siempre hay alguna nueva por explorar. A continuación se exponen algunas de las cumbres más conocidas e impactantes de la provincia.

1. Bèrnia (1126 msnm).

Se encuentra en la línea divisoria entre las comarcas de las Marinas Alta y Baixa, a muy poca distancia de la costa. Su curiosa forma de sierra, escarpada y rocosa, evoca una gigantesca cresta petrificada de un dinosaurio, o dragón. Tanto desde la cumbre como desde el famoso Forat —un túnel que hay que cruzar a gatas—, se obtiene una de las mejores panorámicas de las bahías de Altea y Benidorm. Más info.

Bernia
Forat de Bèrnia.
2. Aitana (1557).

La quebradiza sierra de Aitana, que preside el valle de Guadalest, es una de las más impactantes de las montañas alicantinas, ya que en esta se observa la rápida y evidente transformación del terreno, en las sorprendentes simas de Partagat. El ascenso no es de los más difíciles, ya que desde la fuente de Partagat existe una senda que, en poco tiempo, corona la peña Forata (1549 msnm), que es el punto más alto accesible a excursionistas. Más info.

Aitana
Sierra de Aitana.
3. Montcabrer (1390).

Se trata de la cúspide del frondoso Parc Natural de la Serra de Mariola, donde se introdujo una colonia de buitres en el año 2000. El Montcabrer se encuentra a poca distancia del núcleo urbano de Cocentaina, y de hecho existe una interesante ruta, con varias fuentes, que asciende a la cima desde la Ermita de Sant Cristòfol. También es posible el ascenso desde Alcoy, por el barranco del Cinc (o Cint), desde Agres o desde la urbanización del Pinatell (Bocairent). Más info.

Montcabrer
Cava Gran d’Agres y, detrás, el Montcabrer.
4. Menetjador (1354).

Ubicada entre Ibi (al sur) y Alcoy (al norte), la cumbre del Menetjador constituye el punto más elevado del Parc Natural del Carrascar de la Font Roja, que alberga un importante y longevo bosque mediterráneo de carrascas. El ascenso más sencillo se realiza desde el área recreativa de la Font Roja. La subida desde Ibi es más larga, pero merece la pena ya que pasa por diferentes pozos de nieve y permite conocer, más a fondo, el parque natural y la diferencia de masa forestal entre la solana y la umbría. Más info.

Font Roja
Carrascal de la Font Roja.
5. Penya Migjorn (1226).

Se encuentra junto a la villa turronera de Xixona y, desde hace pocos años, su cumbre es visitada por numerosos buitres, tal vez procedentes de la cercana colonia de la sierra de Mariola. El ascenso más sencillo se realiza desde el núcleo urbano de Xixona, junto a los restos del castillo islámico. Una de las partes más sorprendentes de la Penya Migjorn se sitúa a poca distancia de la cumbre, donde encontramos la solitaria Paret del Cantil frente a numerosas formaciones rocosas redondeadas. Más info.

Migjorn
Paredes rocosas en la Penya Migjorn.
6. Puig Campana (1406).

Constituye la segunda cumbre más alta de Alicante y, como su nombre indica, esta montaña tiene una clara forma cónica —al menos desde algunas perspectivas— que recuerda a una campana. El acceso más sencillo a la cima se realiza desde Finestrat, desde donde se supera un duro desnivel de unos 1000 metros. Hay quienes se atreven con el ascenso directo, por la pedrera, aunque existe una ruta más relajada (y más larga) que rodea la sierra y la corona desde el collado del Pouet. Más info.

Puig Campana
Puig Campana.
7. Pla de la Casa (1379).

La «pirenaica» por excelencia del interior de Alicante no es otra que la escarpada sierra de la Serrella, que además cuenta con tres picos que superan los 1300 metros de altitud: el Pla de la Casa (1379), Serrella (1359) y la Mallada del Llop (1361). El acceso al punto más alto se realiza desde el pequeño pueblo de Fageca, enclavado en el bucólico y poco transitado valle de Seta. Además, en la cumbre del Pla de la Casa se encuentran, según se cree, los restos del Castillo de Xeroles, que en su origen habría sido la torre islámica situada a mayor altitud de estas montañas. Más info.

Pla de la Casa (Serrella)
Cumbre del Pla de la Casa.
8. Maigmó (1296).

Junto con la Penya Migjorn, constituye una de las moles rocosas que flanquean, desde el sur, el acceso a la hoya de Castalla. Se puede acceder a la cumbre, en poco tiempo, desde el área recreativa del Balcón de Alicante. Aunque para excursionistas experimentados, y con facilidad para la orientación, es totalmente recomendable realizar el ascenso desde el área recreativa de Rabosa (Petrer). Se trata de una ruta larga, sin señalizar y para pasar el día entero, que permite conocer a fondo interesantes rincones como el Clot de les Manyes, el collado de l’Eixau o la frondosa umbría del Maigmonet, entre otros. Más info.

Maigmó
Clot de les Manyes y, al fondo, el Maigmó.

51311 views.

Compártelo:

Adán Agulló

Apasionado de la naturaleza y el patrimonio cultural. Técnico Superior en Sistemas de Telecomunicaciones e Informáticos. Autor de libros de viaje y senderismo; el último: «Paseos con historia por la costa de Alicante».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies